La variedad de ramas del yoga que existe en la actualidad es tan amplia que, muchas personas, ignoran la existencia de algunos de los sistemas de relajación más interesantes del mundo. Una de las ramas que hace mayor hincapié en la relajación con un absoluto control consciente es el Nidra Yoga. Esta variedad del yoga surge como una creación de Swami Satyananda en la década de 1960, a partir de diferentes reformulaciones de algunas prácticas relacionadas con el tantra. A pesar de que la etimología de Nidra Yoga anuda esta disciplina con algún tipo de sueño mental, lo cierto es que en todo momento se mantiene un perfecto estado de lucidez y consciencia (acercándose más a un sueño lúcido).

Nidra-Yoga

Cuando estamos en medio de una clase de Nidra Yoga tendremos que poner especial cuidarnos para no dormirnos, dado que por las experiencias que induce esta modalidad del yoga esto puede ser bastante factible. Se dice que algunos de los beneficios del Nidra Yoga son el aumento de la memoria, el desarrollo de la creatividad, la eliminación de diferentes pre-conceptos y el aumento en la capacidad de mantener la concentración sobre un solo elemento o actividad. Al mismo tiempo, esta práctica genera beneficios a nivel digestivo, glandular y del sistema respiratorio en general.

Para tener una aproximación al Nidra Yoga en casa lo que podemos hacer es tumbarnos en una colchoneta boca arriba, cubriéndonos con una manta desde el cuello hasta los pies (en la cabeza podemos utilizar algún almohadón pequeño). Nos concentraremos en regularizar la respiración para alcanzar un estado de vigilia acrecentada por medio de conteos inversos (de 10 a 1 en forma descendente, de 25 a 1, de 50 a 1 y finalmente de 110 a 1). Si llegamos hasta la última etapa habremos entrado al nuevo estado (sueño lúcido). Para regresar simplemente dejamos que la mente vuelva al presente y nos reincorporamos lentamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *