A todos nos gusta arrojarnos bajo al sol y broncear nuestra piel, pero también conocemos los riesgos de exponernos durante mucho tiempo a los rayos UVA y UVB. Algo muy importante para saber qué tipo de protección necesitamos cuando nos exponemos al sol es conocer el fototipo de nuestra piel. Aquí te detallaremos brevemente cada uno.

1189508518_0

Fototipo I: Este grupo está conformado por aquellas personas que tienen la piel muy clara (generalmente blanca), ojos y cabello también claros y que poseen pecas. Estas personas suelen quemarse profunda y fácilmente, y por lo general no logran broncearse. Requieren de protectores solares muy potentes.

Fototipo II: Es similar al grupo anterior. Se trata de personas con piel y ojos claros, y su cabello suele ser rojizo o rubio. Estas personas también se queman fácilmente pero en algunos casos logran obtener un leve bronceado. También necesitan de protección solar muy potente.

Fototipo III: Si bien estas personas logran broncearse, puede que presenten quemaduras si se exponen a los rayos del sol durante mucho tiempo y sin la protección solar adecuada. Suelen tener la piel clara y requieren de protectores solar máxima extra.

Fototipo IV: Este grupo está integrado por personas de piel blanca o levemente marrón y de ojos y cabello oscuros. Estas personas prácticamente no se queman con el sol y se broncean con mucha facilidad y rapidez. A pesar de ello, requieren de protección solar aunque no tan potente.

Fototipo V: Personas de cabello castaño oscuro o negro. Este tipo de pieles también se broncean con facilidad y casi nunca se queman. Sin embargo, es aconsejable que usen protectores solares de baja potencia para prevenir la aparición de manchas en su piel y otros daños provocados por los rayos del sol como el envejecimiento de la piel.

Fototipo VI: Corresponde a las personas de raza negra. Al exponerse al sol el color de su piel se oscurece aún más y jamás se quema. Pese a ello es recomendable que utilicen protectores solares de baja potencia para que su piel no envejezca prematuramente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *