Cuando se trata de alimentación infantil hay que tener en cuenta que las preferencias de los niños cambian a menudo, ellos están experimentando y aprendiendo continuamente; puede que lo que hoy les gusta mucho mañana ya no les satisfaga, de igual manera que unos días comerán con mayor facilidad que otros. Hay que tener paciencia.

alimnetacioninfantil

  • Las primeras papillas deberían ser de cereales sin gluten. Alimentos como pan y galletas, que tienen gluten, se deberían ofrecer a partir de los ocho meses.

 

  • A partir de los ocho o nueves meses pueden comer las papillas menos trituradas.
  • Suele suceder que alrededor de los quince meses, el niño sufre una pérdida de apetito. En principio es un cambio que no tiene demasiada importancia.
  • No es aconsejable forzar al niño a comer en contra de su voluntad.
  • No se debe añadir más leche de la aconsejada a las papillas, podría sobrecargar su aparato digestivo.
  • Hay que procurar que el niño centre su atención en la comida, por lo que es aconsejable que si ha estado jugando o está cansado, tenga unos momentos de descanso y tranquilidad antes de sentarse a la mesa.
  • Es preferible no convertir la comida en un sistema de premios y castigos, pues a la larga se convertirá en un cansado chantaje diario.
  • Al introducir un nuevo alimento en su dieta, es preferible no insistir si en principio no lo acepta, es posible que al cabo de unos días lo haga. Del mismo modo, es mejor ofrecer un solo alimento nuevo cada vez.
  • Algunos de los alimentos que pueden dar más problemas en cuanto a alergias son: leche de vaca, clara de huevo, tomate, pescado (sobre todo pescados azules), cacahuetes, frambuesas, melocotón…

 

No es aconsejable que los niños coman entre horas refrescos o chucherías a menudo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *