La piel es nuestra corteza y si tenemos los cuidados y atenciones necesarias para conservarla llegaremos a una edad madura con una piel más joven. Es por ello que en las próximas líneas, encontrará una serie de consejos naturales que le serán de gran utilidad.

piel-sana-2

Para mantener una piel tersa y limpia se recomienda aplicar una compresa facial de harina de avena que elimina quistes, granos, espinillas y otras erupciones. Para ello se deben hervir 6 tazas de agua con 10 cucharadas de avena tradicional; se cocina a fuego lento por media hora, se cuela y se utiliza el agua para lavarse la cara en las mañanas y en la noche. Hay que humedecer una toallita en agua y frotar la piel.

De igual forma, el salvado de arroz envuelto en gasa se puede emplear para lavar diariamente el rostro, cuello, garganta, brazos y manos, a fin de mantener la piel tersa y suave.

En el caso de pieles manchadas, se deben triturar 10 gramos de hojas de confrey frescas y agregar una cucharada de miel de abejas. Se aconseja aplicar todas las noches por 20 minutos y luego retirar con agua tibia.

Para las pieles grasosas, una vez a la semana se puede aplicar sobre el rostro y el cuello rebanadas delgadas de pepino cohombro durante 20 minutos y luego lavar con agua tibia.

Las pieles normales se pueden cuidar mezclando miel de abejas con hojas de lechuga trituradas y jugo de medio limón. Esta pasta se aplica por 20 minutos y luego se retira con agua tibia.

En el caso de pieles secas, se debe aplicar aceite de almendras dulces con gotas de limón durante 20 minutos y luego retirar con agua tibia.

Ahora bien, para suavizar la piel se debe limpiar la cara y luego extender sobre ella una capa de miel; sobre los ojos se colocan algodones empapados en manzanilla, se reposa 20 minutos y se limpia con agua tibia, luego se pasa un algodón untado con limón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *