El sedentarismo es una condición que poco a poco ha ido creciendo en la población mundial, de acuerdo a distintos estudios estadísticos que así lo demuestran. Los hábitos de alimentación inadecuados, el impulso de actividades “puertas adentro”, etc. son todos factores que lo motivan y, a medio y largo plazo, pueden causar, a su vez, importantes riesgos de salud que debemos no sólo conocer y tener en cuenta, sino evitar conscientemente.

Es de público conocimiento que los hábitos no son fáciles de cambiar y que es necesario cierto tiempo y esfuerzo para lograrlo. Sin embargo, la voluntad de cambiarlos debe ser impulsada por una necesidad del organismo de sentirse sano y saludable.

A continuación, algunos consejos para evitar el sedentarismo.

¿Cómo evitar el sedentarismo?

1. Ejercicio físico

Claramente, el primer consejo de todos y con razón.

El ejercicio físico es el estado natural de nuestro organismo. Este está construido para poder soportar grandes esfuerzos y dar funcionamiento a un sinfín de órganos, tejidos, etc. que también serán ejercitados. No es absolutamente necesario realizar ejercicio físico todos los días de la semana, intensamente, ni durante largos períodos de tiempo. Lo importante es quebrar el hábito sedentario y transformarlo a un hábito más saludable para nuestra persona. Puedes comenzar caminando 2 veces por semana durante 20 min., hacer paseos en bicicleta los fines de semana, inscribirte en un grupo de baile, etc.

Por otra parte, para que el cambio sea efectivo es recomendable elegir un deporte o una actividad física que resulte divertida o al menos que no resulte molesta. Esto ayudará a mantener la constancia y la voluntad alta, fundamental para todas las personas que hacen ejercicio.

2. Alimentación

Las personas que llevan vidas sedentarias, deben cuidarse más y mejor en las comidas que ingieren ya que se encuentran más propensos a padecer enfermedades y condiciones médicas de toda clase.

Algunos consejos generales:

  • Realizar 5 comidas diarias

  • Seguir una dieta equilibrada (no necesariamente estricta)

  • Siempre intentar comer cada poco tiempo, poca cantidad, para mantener rápido el metabolismo.

  • Cambia las bebidas gaseosas y jugos por agua natural.

    • Evita el consumo de alcohol y de tabaco

    • Cocina o planifica con antelación qué comerás en el trabajo.

    • Comenzar a prestarle atención a las tablas nutricionales de los envases de los productos que compras

    3. Pequeños cambios

    Lo que realmente hace la diferencia cuando queremos evitar el sedentarismo son los pequeños cambios. Lo importante está en los detalles.

    Algunos consejos generales:

    • Si puedes, camina al trabajo aunque te lleve más tiempo.

    • Si utilizas medios de transporte capitalinos, bájate algunas paradas antes de tu destino y camina las cuadras restantes.

    • Evita utilizar el coche para trayectos cortos.

    • Cambia el elevador por las escaleras a todo momento.

    Conclusión: Evitar el sedentarismo puede resultar difícil para muchas personas, ya que conlleva un cambio de hábitos importante. Sin embargo, es necesario y debemos tomarlo con responsabilidad.


3 comentarios

  1. FELIX RAUL GARCIA ESCOBAR

    28 julio, 2012 a 3:29

    EXCELENTE PRESENTACION Y MUY COMPLETA LA INFORMACION LA ESTARE VISITANDO REGULARMENTE Y TAMBIEN LE HARE DIFUSION CON MIS AMIGOS Y ALLEGADOS.

  2. luci

    14 febrero, 2013 a 1:11

    porfavor me puedes ayudar con un copentario sobre la obesidad y el sedentarismo en el ecuador.

    mil gracias necesito para ya

  3. Ana

    12 mayo, 2013 a 12:32

    Por qué cuando se hace dieta, recomiendan comer cinco veces a día?
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *