Ser una madre trabajadora no es tarea fácil. Tienes que hacer malabares con el tiempo y la energía entre las exigencias del trabajo y las responsabilidades en el hogar. Tienes que preparar una presentación excelente para los jefes mientras te aseguras de llegar a casa a tiempo para preparar y compartir una comida saludable con la familia. Tienes que lidiar con el estrés mental del trabajo, mientras lidias con el estrés emocional en casa.

estres

El trabajo y el estrés en casa pueden hacer mella en ti, física, mental y emocionalmente. Para las madres, lidiar con el estrés laboral requiere la comprensión y la aceptación de su papel como madre y como mujer trabajadora para que pueda hacer frente adecuadamente a la tensión de ambos roles. Aquí te brindamos algunos consejos que pueden ayudarte a lograr el equilibrio:

 

Las responsabilidades del trabajo y del hogar deben mantenerse separadas. Cuando se está en el trabajo, se deben dejar los asuntos de familia, a excepción de las emergencias, en el hogar. Cuando se está en casa, no hay que dirigirse directamente a los asuntos “pendientes” del trabajo.

 

– Establece tus prioridades. Puedes lograr ser una mujer de carrera y una madre aprendiendo a mantener el equilibrio y abordar las prioridades en función de las demandas y urgencias.

 

Tómate el tiempo para hacer una pausa y descansar. Despeja tu mente antes de enfrentarte a tu familia cuando llegues a casa. Esta simple pausa y relajación pueden ayudarte a respirar, recargarte y evitar el estrés.

 

– Piensa en calidad en lugar de cantidad de tiempo con los niños. En lugar de obsesionarte por pasar tanto tiempo como sea posible, asegúrate de que el tiempo que realmente llegues a pasar con los niños sea provechoso, brindándoles la atención que necesitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *