Una de las cuestiones más discutidas por las mujeres cuando están embarazadas es qué alimentos deben comer y cuáles descartar. No importa si son madres primerizas o no, siempre hay distintas teorías que demuestran las ventajas de un tipo de alimentación y otras que dicen exactamente lo opuesto. Por lo tanto, reconocemos que muchas veces suele ser muy confuso y un verdadero dolor de cabeza para la mujer embarazada que quiere cuidarse y cuidar a su hijo.

dieta-embarazo

En este artículo, te contamos brevemente cómo comer cuando estás embarazada. Comencemos!

 

Consejos para una dieta en el embarazo

 

1. Calidad de los alimentos

 

Muchas mujeres tienen la falsa concepción de predominar cantidad sobre calidad de los alimentos. Durante el embarazo, lo importante es la variedad de alimentos, para que estos aporten todos los nutrientes que se necesitan para poder asegurar el buen desarrollo del bebé.

 

Es muy común que, debido a la transformación del cuerpo de la mujer durante todas las etapas del embarazo, estas se obsesionen con su figura e intenten dietas para mantener el peso o bajar de peso, siendo esto muy peligroso e injusto para con el bebé.

2. Divide y reinarás

 

La máxima atribuida a Napoleón Bonaparte también puede ser aplicada a la dieta de la mujer embarazada. Si fracciones en dosis todos los alimentos que necesitas, te estarás haciendo un favor, ya que evitarás sentirte pesada. Además, por otra parte, no sufrirás acidez estomacal y otros problemas similares de esta índole.

 

Lo ideal es hacer al menos 6 comidas divididas en el transcurso del día, siempre y cuando se cuide la cantidad para no exagerar.

 

3.  Minerales

 

Los minerales son absolutamente esenciales para la dieta de las embarazadas. Come alimentos ricos en hierro, calcio, yodo, etc. y le estarás haciendo un bien a tu bebé y a ti misma.

 

4. Cuidado con la retención de líquidos

 

Uno de los problemas más frecuentes de las mujeres embarazadas es la retención de líquidos. Para evitarlo, sencillamente hay que mantenerse bien hidratada a todo momento, consumiendo bebidas que no contengan azúcar ni alcohol, por supuesto.

 

Toma entre 2 y 3 litros de agua diarios. Si no estás segura cuánto líquido tomas, puedes separar tus botellas del resto de los integrantes de la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *