El impétigo es una infección en la piel frecuente en las personas. Esta afección es contagiosa y suele afectar con mayor frecuencia a bebes y niños pequeños. El impétigo puede aparecer en piel sana pero también cuando hay heridas que no fueron bien desinfectadas o limpiadas.

Los síntomas del impétigo son:

-ampollas o ulceras

-supuraciones de pus de las ampollas

-formación de costras

-picazón

-ganglios linfáticos inflamados

-lesiones en la piel

Consejos para tratar el impétigo: 

-Hay que lavarse bien las manos luego de tocar las heridas o zonas con las ampollas.

-No compartir toallas ni objetos de aseos con personas que padecen el impétigo para prevenir el contagio.

-Es muy importante lavarse las ampollas cuando no supura para ayudar a que se cure.

-No hay que tocarse uno mismo después de haber estado en contacto con la herida del impétigo porque sino se esparcirá mas esta infección.

-El uso de antisépticos a nivel externo es vital para poder tratar la infección.

-Mantener las uñas cortas para evitar que la bacteria que causa el impétigo pueda alojarse en esta zona del cuerpo.

 

Es muy importante enseñar a los niños que deben lavarse muy bien las manos para prevenir contagiarse el impétigo.

Los padres cuando se observa una herida que empeora en 2 o 3 días se debe consultar al medico para que diagnostique que tipo de lesión es.

Con buenos hábitos de higiene se puede prevenir el impétigo y en caso de tenerlo se evita contagiar a otras personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *