Científicos de Harvard descubrieron una forma de frenar el crecimiento sin control de las células cancerígenas. Científicos descubrieron una parte clave de la química que hace que las células cancerígenas sean tan peligrosas. Creen que ahora podría ser posible interferir en el mecanismo de la célula y detener el crecimiento del tumor. La Facultad de Medicina de Harvard identificó una enzima que posibilita que las células cancerígenas consuman enormes cantidades de glucosa, la cual necesitan para crecer descontroladamente. En la revista Nature, los científicos de Harvard describen cómo las células cancerígenas frenan su crecimiento cuando son privadas de la enzima. Esta enzima, llamada piruvato cinasa, se encuentra de dos formas, pero el equipo de Harvard descubrió que sólo una -la PKM2- posibilita que las células cancerígenas consuman glucosa a una tasa acelerada.

harvard

Cuando los investigadores forzaron a las células cancerígenas a cambiar a la otra forma de piruvato cinaza, coartando la producción de PKM2, su crecimiento se detuvo. Luego, cuando las células se inyectaron en ratones, su capacidad para producir tumores había disminuido considerablemente.

Premio Nobel

El primer descubrimiento de que las células cancerígenas pueden consumir glucosa a mayor velocidad que las células normales lo hizo el alemán y Premio Nobel Otto Warburg, hace 75 años.Warburg también mostró que la cantidad de glucosa que necesitan es mínima, lo que les permite crecer y dividirse a una rapidez prodigiosa, usualmente comparada con la de las células fetales.

Sin embargo, la química detrás del “Efecto Warburg” no había sido bien comprendida hasta ahora. Los investigadores dijeron que la química exacta detrás del metabolismo de la glucosa probablemente varíe según el tipo de cáncer.

El líder de la investigación, el profesor Lewis Cantley, dijo: “Porque PKM2 se encuentra en todas las células cancerígenas que hemos examinado, porque no se encuentra en la mayoría de las células normales adultas, y porque es crucial para la formación del tumor, esta forma de piruvato cinasa es un posible objetivo para el tratamiento del cáncer”.

Por su parte, la doctora Joanna Peak, del Cancer Research del Reino Unido, indicó: “No sabemos todavía si estos hallazgos pueden aplicarse en seres humanos fuera del laboratorio, por lo que se necesita más investigación antes de considerar el desarrollo de tratamientos contra el cáncer que utilicen este proceso”.

Sin embargo, Peak dijo que se está probando una droga llamada DCA, que se cree que puede actuar eficazmente en este sentido.

1 comentario

  1. Miguel

    10 enero, 2013 a 14:51

    Si pero la diferenciación del metabolismo para la obtención de la glucosa entre las células sanas y las enfermas no se habla, por ejemplo con respecto al almidón, que es diferente y que pueden aprovechar células como los eritrocitos en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *