Todos debemos de tener en cuenta la gran importancia de las vacunas, no olvidar que ayudan a proteger al organismo de enfermedades o alergias, y lo fundamental que es aplicarlas en nuestros organismos.  En esta ocasión, nos centramos en sus contraindicaciones, en aquellas situaciones o factores en las que pueden no ser buenas para nuestro cuerpo.

vacunas

El pinchazo de la vacuna no es agradable para nadie por lo que mejor puedes hacer es no pensar en ello.

No olvide que las contradicciones que destacaremos, son generales ya que cada vacuna tiene sus propios elementos negativos.

Para comenzar, si padeces algún tipo de infección, no debes ponerte una vacuna. Del mismo modo, la fiebre también es un elemento a tener en cuenta, ya que si la tienes tampoco debes vacunarte.

También está contraindicado, enfermedades contagiosas, como puede ser el sarampión. Por tanto, cuando se padece una enfermedad infecciosa, si necesitas suministrarte alguna vacuna, lo mejor es esperar un par de meses (dependiendo del tipo de enfermedad que se padezca).

 

Otras contraindicaciones de las vacunas pasan por algún tipo de trastorno inmunitario, si tienes alguna patología neurológica o si padeces Tos ferina. También se debe tener precaución cuando se padece una enfermedad crónica, en estos casos se conviene consultar al médico para saber si se puede vacunar o no.

 

El embarazo está contraindicado con vacuna, al menos en general, por lo que hay que tener precaución en esta etapa de gestación.

 

Por otro lado, después de haber recibido una transfusión de sangre, se recomienda esperar un tiempo antes de vacunarse.

 

Como ya puedes observar, estas son las contradicciones mas generales de las vacunas, existen otras más particulares que dependen de cada vacuna en especial. Así mismo, pueden haber más contradicciones no tratadas en este artículo, que quizás son mas extrañas, pero pueden darse igualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *