Hay que intentar tener una correcta relación entre la ingesta de ácidos grasos omega-3 y omega-6. La dieta actual es, en general, carente o insuficiente en el aporte de alimentos ricos en ácidos grasos esenciales omega-3, presentes en el aceite de pescado, en el de linaza o en las algas. Es más rica en ácidos grasos esenciales omega-6, presentes en los aceites de girasol, onagra, borraja, oliva, por ejemplo. Una relación ideal entre omega-6 y omega-3 se sitúa entre 1:1 y 2:1, en opinión de algunos expertos. De todas formas no todas las organizaciones coinciden y las recomendaciones en otros casos oscilan entre 4,5:1 a 10:1

beneficios-omega-3

Pero la realidad es que la mayoría de las dietas occidentales contienen una relación superior a 10:1, pudiendo incluso alcanzarse un 25-50:1, por ejemplo por un elevado consumo de aceite de girasol. Es por ello que se produce un exceso de omega-6, que asimismo origina una producción excesiva del ácido graso araquidónico, induciendo un desequilibrio en la producción de eicosanoides y generándose un exceso de los eicosanoides llamados “malos”. Así, aumentan los niveles de tromboxano A2, prostaglandina PG2 y leucotrienos B4, que sólo deberían producirse en pequeñas cantidades para mantener un equilibrio adecuado con los eicosanoides “buenos”, como las prostaglandinas PGE1. El exceso de eicosanoides “malos” favorece el desarrollo progresivo de trastornos cardiovasculares, inmunológicos y desequilibrios hormonales y metabólicos.

La recomendación básica sería reducir la cantidad de omega-6 y tratar de aumentar los omega-3 para llegar a una proporción omega-6/omega-3 saludable. Por otra parte, según la mayoría de los nutricionistas, un balance adecuado en el aporte de suplementos naturales de ácidos grasos omega 3 y omega 6 podría ser de 3:1 (3 porciones de omega 3 por 1 de omega 6). Esto equivaldría aproximadamente al aporte combinado de 1.000 mg de aceite de pescado concentrado (180 mg EPA, 120 mg DHA y otros ácidos grasos omega-3 por gramo) y 200 mg de aceite de borraja (aportando aproximadamente 45 mg de GLA, así como LA). Pero en todos los casos se deberá individualizar tanto la cantidad, como la proporción, y el tiempo que se ha de mantener dicho complemento dietético.

3 comentarios

  1. jesus

    21 agosto, 2012 a 3:29

    la linaza molida y consumida inmediatamente proporciona 58 mm de omega 3 y 36 de omega 6 convinada con semilla de girasol y sesamo se equilibran los omegas

  2. carmen

    10 octubre, 2012 a 13:20

    En relación a los complementos alimenticios para bebes que se han puesto de moda de vitamina d con DHA pero cuyo ingrediente principal es el aceite girasol muy rico en Omega6, que opináis? A una de las casas que lo comercializan les he solicitado información detallada de la composición nutricional de todos los ácidos grasos poliunsaturados y me han dicho que es información confidencial, es cierto? No es un poco raro, ? Si este producto tuviese una relación w6w3 alta ,como parece ser pero que no se puede confirmar porque no se nos facilita esa información, podría estar haciéndose daño al desarrollo cognitivo de nuestros bebes?

  3. Lars

    7 noviembre, 2013 a 13:16

    Carmen me sorprende mucho que te hayan respondido eso de que es “información confidencial”. Desde luego, el que calla otorga. Yo no compraría ese producto.

    Lo que está claro es que a la industria alimentaria le importa bien poco la salud de los consumidores, incluída la de los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *