La falta de tiempo es una excusa común para no ejercitarse, pero una nueva investigación sugiere que varias sesiones cortas de ejercicio por semana podría ayudar a bajar los niveles de azúcar en sangre de manera similar que regímenes de ejercicio más largo y regulares.

El nuevo y pequeño estudio halló que 30 minutos de ejercicio de alto impacto por semana, podría ayudar a reducir los niveles de azúcar en sangre durante 24 horas después del ejercicio, y ayudar a prevenir los picos de azúcar en sangre que suben luego de las comidas en las personas con diabetes de tipo 2.

Si las personas son presionadas por el tiempo, y mucha gente dice no tener suficiente cantidad de tiempo para ejercitarse, el estudio muestra que se puede solucionar la situación con una cantidad mucho menor de ejercicio que incluye momentos de actividad muy intensa.

Los expertos en salud ya conocen de hace tiempo que el ejercicio puede bajar los niveles de azúcar en sangre. Los músculos utilizan la glucosa como energía, por lo que cualquier tipo de actividad puede bajar los niveles de azúcar en sangre. El ejercicio también ayuda a utilizar la insulina más eficazmente, lo que a su vez, ayuda al cuerpo a utilizar más glucosa.

Lo mejor acerca de este tipo de ejercicio corto e intenso es que los intervalos en los que se realice pueden estar acomodados de manera que se adecuen al nivel de aptitud física de cada persona en particular para hacerlo seguro y eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *