El neumococo es el responsable de la mayoría de neumonías en adultos. Se trata de un patógeno  humano responsable de procesos infecciosos severos. El hábitat del neumococo es la nasofaringe humana. Su incidencia aumenta en función de la edad, factor que incide en casos graves susceptibles de tratamiento hospitalario.

Según la OMS, es la primera causa de muerte que puede prevenirse mediante vacunación.

El neumococo es el responsable de enfermedades como la otitis media aguda, sinusitis, mastoiditis, conjuntivitis, tráqueitis, bronquitis, neumonía no bacteriémica, pleuritis y vulvovaginitis. También provoca enfermedad neumocócia invasiva (ENI). La más grave de todas es la infección neumocócica por sepsis fulminante.

neumococo

 

Transmisión y contagio

La transmisión se produce por gotas expulsadas de las vías respiratorias, a través de personas que no necesariamente estén enfermas.

La principal prevención se basa en extremar la higiene personal, lavándose las manos con frecuencia y evitando compartir con otras personas útiles de aseo, de alimentación o cualquier otro objeto que pueda haber estado en contacto con saliva y mucosas.

 

Tratamiento

El tratamiento consiste en antibiótico específico que actúa contra el S. pneumoniae. Aunque se ha vuelto más complicado debido a la generación de resistencias de los microorganismos a la penicilina y a otros fármacos antimicrobianos.

 

La OMS recomienda la vacunación del neumococo como prioritaria en mayores de 60 años y quienes presenten condiciones de riesgo como:

  • Inmunodeficiencias.
  • Asplenia, carencia de bazo, fundamental para combatir gérmenes e infecciones.
  • Afecciones del hígado.
  • Enfermedades cardiorrespiratorias.
  • Diabetes.
  • Trasplantados, etc…

 

Las vacunas conjugadas inducen una mayor respuesta inmune y generan memoria inmunológica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *