Los antidepresivos tricíclicos son un tipo particular de remedios contra la depresión que, en algunos casos, también pueden ser recetados para mejorar casos de ansiedad. Estos medicamentos también pueden estar indicados en tratamientos de enuresis (incontinencia de orina) y en casos de trastorno obsesivo compulsivo. Por sus características y composición química los antidepresivos tricíclicos no suelen recetarse a personas menores de 18 años. En mujeres embarazadas deben seguirse recomendaciones específicas.

antidepresivos-triciclicos

Los primeros antidepresivos tricíclicos fueron desarrollados en aplicaciones contra la esquizofrenia. Con el tiempo, sin embargo, se descubrió su enorme potencial para mejorar cuadros de depresión aguda. En los tratamientos contra la depresión a base de antidepresivos tricíclicos es importante respetar las dosificaciones recomendadas por el psiquiatra o médico especialista. En caso de olvidar una dosis, además, no se recomienda tomar el doble en el próximo horario, dado que los efectos de una cantidad significativamente mayor puede alterar el equilibrio logrado hasta ese momento sobre el sistema nervioso central.

Algunos de los efectos secundarios que pueden estar asociados a la toma de antidepresivos tricíclicos son la sequedad de boca, el estreñimiento, problemas sexuales, somnolencia diurna e incremento en el ritmo cardíaco. Al consumir antidepresivos tricíclicos, por lo demás, es especialmente útil tomar algunas precauciones previas y conocer todos los efectos asociados a la toma de estos medicamentos. Actualmente se sabe que los antidepresivos tricíclicos pueden incrementar notablemente los efectos depresores del alcohol y otros compuestos que actúan sobre el sistema nervioso central. Asimismo, los antidepresivos tricíclicos no pocas veces ocasionan somnolencia y hasta mareos. La recomendación de antidepresivos tricíclicos en operarios que manejen máquinas o personas que conduzcan durante mucho tiempo todos los días debe ser cuidadosa en grado extremo, debido a los efectos secundarios de somnolencia mencionados más arriba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *