La hidrocefalia es una enfermedad que produce un exceso de presión en la cabeza, lo que hace sufrir al cerebro y  puede  provocar consecuencias muy graves. Para entender como se produce hay que empezar por señalar que en nuestra cabeza hay una serie de cavidades llamadas ventrículos donde se produce el líquido cefalorraquídeo. Este líquido en principio es un amortiguador del cerebro y la  médula espinal ante cualquier  golpe que puedan sufrir y que pueda dañarlos. La  hidrocefalia tiene lugar cuando existe demasiada cantidad de este líquido en la cabeza, se hinchan los ventrículos y se empieza a presionar el cerebro.

hidrocefalia

La hidrocefalia afecta principalmente a niños y se diagnostica en 1-3 pequeños de cada 1000. Sus causas pueden ser varias: desde la imposibilidad de eliminar el líquido producido a tumores que obstruyen su circulación, pasando por secuelas de meningitis o hemorragias. Un TAC desvela  los motivos que originan la hidrocefalia sin problemas.

Detectar la hidrocefalia en niños de menos de 1 año es bastante obvio porque su cabeza crece exageradamente. En los casos de más mayores acostumbran a aparecer síntomas como dolor de cabeza, náuseas, vómito, visión doble, decaimiento y problemas para caminar.

La hidrocefalia se trata instalando una válvula como sistema de drenaje que ayude a derivar el líquido acumulado en la cabeza hacia el abdomen y el corazón. Los  padres deberán controlar que esta válvula no origine problemas a los pequeños, como rojeces, supuración de la piel o heridas que la dejen expuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *