Los medios de comunicación que informan acerca de las sustancias que son supuestamente peligrosas para la salud pueden hacer que las personas sugestionables desarrollen síntomas de una enfermedad, aunque no haya ninguna razón objetiva para ello. Esta es la conclusión de un estudio sobre el fenómeno conocido como hipersensibilidad electromagnética.
Aquellas personas afectadas informan experimentar ciertos síntomas por la exposición a las ondas electromagnéticas, tales como las emitidas por los teléfonos celulares, en forma de reacciones físicas. Con la ayuda de imágenes de resonancia magnética, se demostró que las regiones del cerebro responsables para el procesamiento del dolor se ven activas en tales casos.

el efecto nocebo

A pesar de esto, existe un considerable cuerpo de evidencia de que la hipersensibilidad electromagnética en realidad podría ser el resultado de un llamado efecto nocebo. La mera anticipación de una posible lesión en realidad puede desencadenar el dolor o trastorno. Esto es lo contrario de los efectos analgésicos que sabemos que pueden estar asociados con la exposición a los placebos.
El nuevo estudio muestra cómo los informes de los medios de comunicación sobre los riesgos de la salud pueden desencadenar o amplificar los efectos nocebo en algunas personas.

Las personas que son sensibles a los campos electromagnéticos reportan tener síntomas como dolores de cabeza, mareos, ardor o sensación de hormigueo en la piel, y atribuyen estos efectos a esta radiación.
Sin embargo, las pruebas han demostrado que las personas afectadas no pueden saber si realmente han estado expuestas a un campo electromagnético. 

El llamado efecto nocebo se identificó por primera durante ensayos farmacéuticos. Se observó en los sujetos que presentaban efectos secundarios no deseados a pesar de que no estaban recibiendo la medicación sino simplemente un placebo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *