Como es bien sabido, un bebé que haya nacido prematuro, requiere de cuidados especiales, ya que sus defensas son vulnerables, precisamente por el poco grado de maduración física, por lo tanto es importante evitar exponerlo a cambios de temperatura y abrigarlo más que  lo que se haría con un bebé que haya nacido a término, ya que la temperatura de su cuerpo es más inestable. Se deben lavar bien las manos antes de tocarlo y en la medida de lo posible evitar que personas ajenas a la casa lo estén cargando o le hablen directamente a la cara, tampoco debe recibir visitas de personas que estén afectadas por algún tipo de enfermedad viral, por su alta probabilidad de contagio.

bebeprematuro

Ya en la casa, se recomiendo tenerlo en una cuna, asegurado con almohadas y una lámpara de luz especial cerca del bebe, a una distancia recomendada por el pediatra.

Es importante que tome su sol, en las primeras horas del día, ya que gracias a los rayos emanados por el sol, se incorpora vitamina D y le hará mejorar  la  ictericia en caso de presentarse esta.

En relación a la alimentación, los prematuros necesitan recibir un aporte nutricional muy grande para continuar creciendo, pero estos requerimientos no pueden satisfacerse muchas veces mediante la alimentación normal debido a la inmadurez de su sistema digestivo. Aunque existen leches especialmente elaboradas, la ideal es  la materna.

El reflujo gastroesofágico es una complicación frecuente en los prematuros, para evitarlo, se sugiere poner al bebé incorporado después de comer durante unos minutos,  utilizar espesantes sin gluten para el biberón, si el cuadro es grave, hay que consultar sin dudas al medico pediatra para  realizar un estudio más profundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *