Las pieles morenas u oscuras, como todas, merecen ser tratadas por separado. Por ello, en este artículo nos dedicaremos a estos tipos de pieles. Cada tipo de piel merece sus propios cuidados y la piel morena no es la excepción. Pero antes de hablar sobre ello mencionaremos los múltiples factores positivos que tienen las pieles oscuras.

4piel_dentro

Por empezar, la piel morena posee bronceado y luminosidad natural, por lo que la gente que tienen este tipo de piel no precisa estar horas bajo el sol para tostarse. Además, las personas que tiene la piel morena suelen aparentar ser más jóvenes de lo que en realidad son, algo que toda mujer pretende.

La piel morena es oscura debido a la gran cantidad de melanina que posee. Las pieles que tienen mucha melanina tienen muchas ventajas con respecto a los demás tipos de piel  ya que esta sustancia, además de otorgarle color, la protege de los daños causados por el envejecimiento, de la aspereza y de la aparición de manchas y arrugas profundas.

Sin embargo, a pesar de su suavidad y de que la suele envejecer más tarde que las otras, con el pasar de los años las pieles oscuras comienzan a volverse ásperas, sobre todo las zonas que han estado muy expuestas a los rayos del sol.

Por ello, el mayor cuidado que deben tener las mujeres de piel morena durante su juventud es utilizar exfoliantes, ya sea con productos de belleza especiales para ello o con una microdermabrasión. De esta forma podrás tener la piel suave y joven durante mucho más tiempo.

La nutrición también es fundamental para este tipo de piel.

Como ves, cada tipo de piel requiere de sus cuidados exclusivos. Por un lado alégrate de que no tienes que preocuparte por el envejecimiento prematuro de tu piel. Por otro, asegúrate de proporcionarle a tu piel los cuidados necesarios para que cuando llegues a una edad madura siga siendo tan suave como siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *