También conocido como trébol de los prados, trébol de media luna o trébol rojo, esta bonita planta de vistosas flores fucsias constituye un gran remedio natural y medicinal del que nos podremos beneficiar en un sinfín de ocasiones.

trebol-de-los-prados

Esta variedad de trébol crece en los continentes de Europa y norte de África, pudiéndolo encontrar en suelos calcáreos, prados y pastos.

Hoy veremos algunas de las muchas propiedades de esta fantástica planta, aunque siempre consultaremos la dosis que necesita nuestro cuerpo con algún especialista en hierbas medicinales.

Pero, ¿cómo nos beneficiamos del trébol de prado? Pues de muchas maneras:

– Menopausia.

En forma de compuestos (a la venta en herbodietéticas) o bien a modo de infusión de sus flores, esta planta constituye una excelente solución para mitigar y mejorar los síntomas de la menopausia como los típicos sofocos o el resecamiento de la piel. Este compuesto normalmente se mezcla con otros preparados de soja, ácidos grasos omega-3 y semillas de lino.

– Inapetencia.

Especialmente recomendado para niños en los que no hay manera de abrir el apetito, normalmente se tomará a modo de infusión, pero teniendo la precaución de dar conocimiento al pediatra de que se le está administrando trébol de prado al pequeño.

– Quemaduras.

Preparando una disolución en agua a base de trébol de prado, dejaremos enfriar la infusión y humedeceremos un paño que vamos a colocar sobre las zonas dañadas por la luz solar o incluso por las pequeñas quemaduras cotidianas.

– Bronquitis, tos y ronquera.

Otro uso que se le ha dado tradicionalmente al trébol de prado es el de curar afecciones del sistema respiratorio como la tos, la bronquitis y la ronquera. Esto se debe al nada desdeñable poder expectorante que tiene esta planta.

– Higiene bucal.

¿Eres de los que notas un mal sabor de boca incluso después de cepillarte los dientes? Pues realiza algunos enjuagues con una infusión única a base de trébol de prado y notarás como refresca tu boca y mejora tu higiene en esa zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *