La mayoría de las personas toman conciencia de que están envejeciendo demasiado tarde en su vida. Para una persona sedentaria, los primeros síntomas del envejecimiento pasan desapercibidos. Por ejemplo, cuando suben las escaleras y sienten que les falta el aire.

vidanueva

Pero, la preocupación comienza a manifestarse en el momento en que se descubre que el peso de los años ha dejado marcado para siempre nuestro organismo. Cuando se practica algún tipo de deporte, esto es diferente: una pequeña disminución de la forma física se resiente enseguida, y puede incluso medirse en segundo o minutos en un cronómetro.

Cada cual puede cifrar esta progresión comparándola con sus resultados anteriores. Algunos, para evitar esta contabilidad, cambian de disciplina, de distancia, o terminan por dejar de hacer deporte.

Otros continúan con el ejercicio, y tienen razón, puesto que el deporte es nuestro mejor aliado contra el envejecimiento.

Beneficios del deporte

Un estudio belga, muestra a través de un test de esfuerzo realizado en un intervalo de diez años, y en tres grupos de personas con 60 años de edad, las siguientes conclusiones.

El primer grupo estaba bien entrenado, el segundo medianamente deportista, y el tercero sedentario. Los resultados son edificantes. Los miembros del grupo más deportista superaban de media las marcas de chicos sedentarios con una edad de 15 años.

Esta ventaja sustancial concierne también a las personas medianamente entrenadas, puesto que igualan las marcas de los no deportistas diez años más jóvenes que ellos. En cada sesión de ejercicio, se ralentiza el paso del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *