Las tareas que realices en tu hogar provocaran, también, un desgaste físico, pudiendo ejercitar tus músculos todos los días dentro de tu casa. Te daremos algunos ejercicios muy fáciles de hacer mientras sigues con tus tareas domésticas.

fitness2

Para las piernas puedes dar pequeños saltitos sobre la punta de los pies, o aprovechar cuando pasas la aspiradora, con la espalda muy erguida y flexionando las rodillas para poder trabajar los muslos.

Si estas en la oficina debes recordar sentarte de manera correcta, con la espalda recta. Desde ahí puedes realizar contracciones de los glúteos, alternativamente por 5 ó 10 segundos.

Lo mismo, pero contrayendo los abdominales puedes realizarlo en todo momento del día, por ejemplo mientras esperas el autobús o en el ascensor, o viajando de vuelta después de tu jornada laboral.

Para los muslos, con la ayuda de un libro o una pequeña pelota entre las rodillas, realiza presión en una serie de 10, para trabajar los músculos aductores.

Otra alternativa para estimular los gemelos, muslos y abdominales, consiste en levantar muchas veces las piernas en horizontal, a la vez que contraes tu vientre.

Un pequeño consejo para aprovechar el tiempo de la oficina es, en vez de usar el ascensor, usar las escaleras. Cuando tengas que llevar una pila de carpeta, hazlo de manera correcta, para que trabajen los deltoides y el trapecio, con los codos doblados y contrayendo los hombros.

El hecho de caminar es una excelente alternativa para realizar ejercicio aeróbicos. Por eso te decimos que si está dentro de tus posibilidades, en vez de usar el transporte público camines todo los que puedas durante el día. En caso de que sea inevitable que uses el colectivo, otra opción es bajar dos paradas antes y caminar ese corto trayecto.

Mientras estas esperando el autobús, o el tren, puedes trasladar el peso de una pierna a la otra, manteniéndote recta, hazlo por intervalos de 30 segundos. Así ejercitaras los muslos y los glúteos.

Si elegiste hacer ejercicio en un gimnasio el primer día debes tener ciertas precauciones. Lo normal después de este día te puedes llegar a sentir agotada y te duela todo. Esto quiere decir que tu cuerpo empezó a usar las partes que tenía olvidadas. Lo importante es no dejar de ir al gimnasio, así tu cuerpo se ira acostumbrando.

Para ir al gimnasio debes comer bien, pero no debes hacerlos dos horas antes de la rutina. Bebe mucha agua antes, durante y después del estiramiento.

Lleva siempre una toallita pequeña para secarte mientras entrenas y colócala encima de la colchoneta cuando estés haciendo abdominales. Alterna la actividad aeróbica con la de tonificación muscular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *