Las personas que tienen síntomas de depresión en la edad madura pueden tener un mayor riesgo de demencia décadas más adelante, según sugiere un nuevo estudio.

Utilizando registros médicos, los investigadores siguieron a más de 13.000 personas de aproximadamente 40 y 50 años hasta los 80 años. En comparación con las personas que nunca habían estado deprimidas, las que experimentaron los síntomas de la depresión en mediana edad, pero no más adelante en la vida, tenían aproximadamente un 20% más de probabilidades de llegar a desarrollar demencia.

Aquellos que recibieron un diagnóstico de depresión más adelante en la vida tuvieron un riesgo aún mayor. Ese grupo tenía alrededor de un 70% de riesgo de demencia en comparación con sus pares sin depresión.

En un principio, los investigadores también encontraron que el tiempo de la depresión parecía predecir qué tipo de demencia un individuo desarrolla. La depresión tardía se relacionó con la enfermedad de Alzheimer, mientras que la depresión en mediana edad estaba relacionada principalmente con una afección conocida como demencia vascular.

Aunque la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular comparten muchos de los mismos síntomas externos, están asociados con procesos diferentes en el cerebro. En la enfermedad de Alzheimer, la pérdida de memoria y otros síntomas se cree que son causados por depósitos de proteínas que interfieren con la función cerebral. La demencia vascular, por otro lado, parece ocurrir cuando el flujo sanguíneo a ciertas áreas del cerebro se interrumpe.

Los participantes del estudio eran 3,5 veces más propensos a desarrollar demencia vascular si habían experimentado los síntomas de depresión, tanto en la mediana edad como más tarde en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *