El vínculo madre-hijo es tan fuerte que algunos de los problemas psicológicos que afectan a la madre pueden tener consecuencias directas sobre el comportamiento de su hijo. La depresión materna es uno de los problemas psicológicos frecuentemente catalogado como uno de los trastornos psiquiátricos del siglo XXI con efectos sobre la vida del niño. Según recientes estudios se ha demostrado un vínculo directo entre el nivel de sociabilidad de un niño y el estado de salud emocional de su madre.

deprematerna

En casos de depresión materna, muchas veces, se ha encontrado una alta incidencia de niños antisociales. La falta de apoyo materno en la crianza de los más pequeños, muchas veces, tuvo repercusiones directas sobre la conducta de los más pequeños. Esto no solo se manifestó como una mayor proporción de niños antisociales sino también quedó plasmado como un aumento en la tasa de vandalismo y delitos en los niños en cuestión.

Los trastornos psiquiátrico asociados a la depresión materna pueden originarse inmediatamente después del parto, como efecto de la pérdida del niño de su vientre o por circunstancias ajenas y en períodos posteriores. Los niños antisociales no consiguen desarrollar un vínculo social con sus pares por la imposibilidad de haber entrado en contacto directo con su madre en los primeros años de la niñez.

Si bien el tratamiento que se les indica a los niños antisociales puede tener eficacia por sí solo, la causa de este problema puede estar en la depresión materna (retrasando la recuperación). Por ello, lo más recomendable es una psicoterapia familiar (un ejemplo de psicoterapia familiar es la terapia sistémica). En estos tratamientos se consolidan los lazos sociales en el interior de una familia, solucionando cualquier eventual inconveniente entre ambas partes. Con una psicoterapia familiar, además, se pueden beneficiar los otros miembros de la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *