El desayuno es una de las comidas que hacemos de forma más anárquica. En muchas ocasiones hemos escuchado decir la siguiente frase: “El desayuno es la comida más importante del día”, y la verdad es que esto es totalmente cierto. Una buena ingesta a primera hora de la mañana es ideal para la obtención de energía que nos permitirá desarrollar nuestras actividades durante el resto del día.

Aquí hay que entender una cosa: lo importante no es la cantidad, sino la calidad de lo que se va a comer. Desayunar comida basura, aunque sea más o menos cantidad, no les aportará lo necesario para afrontar las tareas diarias con energía y de manera saludable.

290_desayuno-romantico

Lo primero que hay que tener en cuenta es qué tipo de actividades se van a realizar durante el día, ya que dependiendo de cada una de ellas se pueden plantear diferentes tipos de desayunos. Por ejemplo, no va a ser igual el estilo de ingesta de una persona que tiene que realizar tareas administrativas que aquella que tiene que estar en constante movimiento o es deportista.

A continuación les dejamos algunos ejemplos de desayunos para tener en cuenta:

  • Desayuno para personas en permanente movimiento: pueden comenzar la jornada comiendo un par de huevos fritos y pan integral junto a una taza de café con leche. Si no desean comer alimentos con mucha grasa, pueden optar por frutas (banana, melón, kiwi, manzana, naranjas, etc) y acompañarlas con una taza de leche o yogur. Se puede todo esto acompañar de una tostada de pan integral con tomate y jamon.
  • Desayuno para personas que practican deportes: una buena opción es empezar el día comiendo una fruta o bebiendo un vaso de zumo exprimido y acompañarla con una taza de café con leche y un yogur con cereales.
  • Desayuno de bajas calorías: lo mejor es desayunar una fruta o un vaso de zumo exprimido, y acompañar con dos rodajas de pan integral con queso y una taza de té.
  • Desayuno para personas con tareas intelectuales: como la actividad física es prácticamente nula en esta clase de gente, hay que comenzar el día con algo liviano. Puede optarse por una taza de café con leche con dos tostadas de pan integral con jamón y queso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *