Además de los métodos convencionales de detección del virus VIH, algunas disfunciones del cuerpo son también indicios de su presencia. Por ejemplo, a través de exámenes de la vista puede detectarse la presencia del virus.

article-1243181-07DCEEF4000005DC-975_468x312

Los expertos en oftalmología aseguran que hay algunas enfermedades oculares, como por ejemplo la uveítis, que se producen en pacientes con alteraciones de la inmunidad (inmunocomprometidos). Sin embargo, el diagnóstico requiere de pruebas específicas para identificar el agente causal.

Los pacientes inmunodeprimidos puede presentar el daño ocular conocido como uveítis. La uveítis es un término genérico para la inflamación de uno o todos los segmentos de la úvea, que está compuesta por el iris (la parte más visible y  colorida del ojo), el cuerpo ciliar (estructura vascular del ojo que produce un líquido transparente en el globo ocular) y coroides (capa de vasos sanguíneos y tejido conjuntivo que se encuentra entre la esclerótica, que es la parte blanca del ojo. y la retina).

La uveítis suele ir acompañada de dolor, enrojecimiento, fotofobia y pérdida de la visión. Los expertos señalan que la causas de la uveítis puede ser de naturaleza infecciosas, o enfermedades que comprometen la inmunidad del paciente y los trastornos autoinmunes como lupus o artritis reumatoide, entre otros.

En el caso de pacientes con SIDA, el cuerpo se vuelve inmunodeprimido y susceptible a lesiones oportunistas que pueden dañar a los ojos. Estas lesiones afectan a la región de la úvea y a otras las estructuras oculares.

Pero no solo puede sospecharse la presencia del virus HIV por enfermedades de los ojos y la visión sino que existen otras dolencias que suelen aparecen en el organismo solamente cuando sus defensas están por debajo de lo normal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *