Por años, muchos expertos han mantenido que los cambios sutiles en la memoria y función mental que ocurren naturalmente a medida que se envejece, raramente comienzan antes de los 60 años.
Un nuevo estudio sugiere que los cambios cognitivos relacionados con la edad, los cuales podrían a veces ser señales tempranas de la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia, se encuentran en marcha ya desde finales de los 40 años.

Investigadores en Europa siguieron de cerca la función mental de más de 7 mil empleados públicos por una década, y hallaron que incluso los participantes más jóvenes, que se encontraban entre las edades de 45 y 49 años, generalmente mostraban atisbos de una decadencia en la memoria a corto plazo, razonamiento mental y facilidad verbal durante el tiempo del estudio.

Las decadencias eran muy pequeñas para ser notadas en la vida diaria y fueron detectadas tan solo tras una seria de pruebas que los investigadores les entregaron a los participantes. Pero los hallazgos podrían tener implicaciones en la prevención de la demencia, y subrayar la importancia del cuidado de nuestros cuerpos y mentes tempranamente en la vida.

Los investigadores dicen que se ha demostrado muchas veces la importancia de la salud cardiovascular y de un estilo de vida saludable en relación a los efectos cognitivos. El hecho es que el detrimento cognitivo temprano en la vida implica que los niveles de madurez de estos factores (conductas de salud y factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares) podrían tener importantes resultados más tarde en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *