En caso de paciente con diabetes tipo 2, es aceptable la ingesta moderada de alcohol siempre que el azúcar en sangre esté bajo control y que no tenga ningún tipo de complicaciones que se puedan ver afectadas por el alcohol, como presión arterial alta.

Con moderación, el alcohol puede reducir el riesgo de enfermedades del corazón. Según un estudio realizado por investigadores de Harvard, las mujeres con diabetes tipo 2 que ingieren cantidades relativamente pequeñas de alcohol tienen menor riesgo de enfermedad cardíaca que aquellos que se abstienen. Un segundo estudio encontró que los hombres con diabetes tienen la misma reducción en el riesgo de enfermedades cardíacas con un consumo moderado de alcohol que los hombres no diabéticos.

En general, las recomendaciones para el consumo de alcohol en personas con diabetes topo 2 son las mismas que para cualquier otra persona: no más de dos bebidas por día para los hombres y no más de una bebida por día para las mujeres. Se recomienda tener en cuenta las siguientes pautas:

  • Mezclar bebidas alcohólicas con agua o refrescos bajos en calorías en vez de refrescos regulares que contienen altos valores de calorías e hidratos de carbono.
  • Una vez que usted se haya tomado la bebida alcohólica, cambiar a una bebida sin alcohol, como agua con gas para el resto de la noche.
  • Asegurarse de tener una estrategia de alimentación y un plan en marcha para evitar comer en exceso y abusar de la bebida en situaciones sociales. El alcohol puede hacer que las personas se relajen y descuiden su alimentación o tomen la decisión  de consumir alcohol.
  • No beber con el estómago vacío, porque el alcohol puede tener generar un rápido efecto reductor del nivel de glucosa en sangre, que se lentifica si hay comida en el estómago.
  • Usar el brazalete o identificador de diabetes siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *