Para las personas diabéticas con sobrepeso, el ejercicio intenso y una dieta no sólo ayudan a la pérdida de peso, sino que también puede ayudar a entrenar a sus células de grasa para producir una hormona que se cree que aumenta la producción de colesterol “bueno”, según un nuevo estudio. El colesterol llamado colesterol “bueno”, o HDL, se ha relacionado con efectos positivos para la salud cardiovascular.

colesterol

 

El nuevo estudio, realizado por investigadores de The Methodist Hospital en Houston, incluyó datos sobre personas con sobrepeso y obesos con diabetes tipo 2 que tomaban parte en un ensayo clínico multicéntrico donde examinaron cómo el aumento de la actividad física y la ingesta de calorías afecta su riesgo de enfermedad cardiovascular.

 

Los participantes fueron asignados al azar a una dieta y programa de ejercicio intenso (el grupo “intervención del estilo de vida”) o un programa que ofrecía sólo apoyo para la diabetes y educación, no así cambios de estilo de vida (el grupo “control”).

 

Después de un año, el grupo de “intervención del estilo de vida” había alcanzado mejoras significativas en las medidas de la cantidad total de grasa llamada “adiposidad”, en la condición física, los niveles de azúcar en sangre y los niveles de grasa, según encontraron los investigadores.

 

Además, mientras que los niveles de colesterol “malo” LDL no cambiaron, los niveles de la hormona grasa adiponectina y el colesterol HDL se incrementaron: la adiponectina total producida por las células grasas aumentó un 12 por ciento y el colesterol HDL aumentó casi un 10 por ciento en las personas que hicieron cambios en el estilo de vida, en comparación con los del grupo de “control”, la investigación demostró.

 

Está bien establecido que la adiponectina tiene un papel en la quema de grasa y de azúcar de almacenamiento. Este estudio sugiere que la hormona también estimula el hígado para producir colesterol HDL, señalaron los autores del estudio en un comunicado de prensa del hospital.

 

“Lo que estamos aprendiendo es que incluso las personas con sobrepeso que son físicamente activos y comen una dieta saludable están recibiendo beneficios del cambio de estilo de vida”, afirmó el investigador principal en el comunicado de prensa, el doctor Christie Ballantyne, director del Centro para la Prevención de la Enfermedad Cardiovascular.

 

“Cuando se hace ejercicio y dieta, se está mejorando la función del tejido adiposo, del corazón y del sistema vascular e incluso el rendimiento muscular. El organismo está recibiendo una gran cantidad de beneficios que no se puede ver con sólo mirar el peso en una balanza “, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *