Los estudios realizados en el área de las enfermedades infantiles en los últimos años parecen entregar cada vez más pistas para explicar un fuerte vínculo entre los hábitos alimentarios y la aparición de ciertas enfermedades. Según la división español del Estudio Internacional de Asma y Alergia en la Infancia existen pruebas contundentes para ligar el desarrollo del asma infantil a enfermedades de los niños como la obesidad infantil. Las conclusiones del estudio en cuestión, por lo demás, proponen que un cambio en los hábitos dietéticos es vital para revertir la creciente tendencia que lleva a ver cada vez más casos de obesidad infantil. Por ello, como alimentación sana, el grupo propone adoptar la dieta mediterránea.

asmainfantildieta

Los directores del estudio que relaciona el asma infantil con la obesidad infantil se apresuraron a alertar a los padres de los niños para que tomen medidas en caso de que sus hijos tengan sobrepeso. Además de considerar la importancia de una dieta sana los padres de los niños que deseen prevenir afecciones como el asma infantil deben asegurarse de proveerles a los más pequeños actividad física de intensidad mediana (otro de los puntos a favor de un estilo de vida sano). Al incorporar la actividad física como un hábito regular en la vida de los niños es mucho más improbable que se desarrolle obesidad.

La dieta mediterránea que proponen los directores del estudio español incluye una amplia variedad de nutrientes esenciales, limitando la ingesta de carnes, grasas y productos lácteos (los únicos alimentos asociados a la aparición de distintas enfermedades tanto en niños como en adultos). Asimismo, es importante que los niños tengan una abundante exposición solar (siempre utilizando una crema protectora con factor adecuado). A través del sol los niños absorben vitamina D para mejorar la absorción de calcio por parte de los huesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *