Las personas con sobrepeso u obesidad con enfermedad renal crónica pueden sufrir daños en los riñones si utilizan ciertos métodos para bajar de peso, según advirtió un estudio reciente.

La Clínica Cleveland analizó la alimentación y los hábitos de estilo de vida de cerca de 11.000 adultos con sobrepeso u obesidad que tomaron parte en la encuesta de Organización Nacional de Salud y Nutrición de Estados Unidos.
De las personas con enfermedad renal crónica, el 50 por ciento dijo que había tratado de perder peso en el último año, y el 8 por ciento dijo que usaba medicamentos como parte de su programa para perder peso. Algunos también se utilizaban métodos para bajar de peso que promueven dietas altas en proteína (un máximo de 1,9 gramos por kilogramo de peso corporal por día), mucho más que la cantidad recomendada por la Fundación Nacional del Riñón.

Para los pacientes con enfermedad renal crónica se aconseja consumir de 0,6 gramos a 0,75 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal por día. El adulto estadounidense típico consume alrededor de 1,2 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal por día.

Los medicamentos para perder peso y las dietas altas en proteínas no son recomendables para personas con enfermedad renal crónica debido a que estos métodos pueden conducir a daños en los riñones, según dijeron los investigadores.
En lugar de usar las dietas de moda o píldoras de dieta, las personas con sobrepeso u obesas con enfermedad renal deberían adoptar un plan de pérdida de peso que incorpora una dieta baja en dieta baja en calorías y proteínas, actividad física regular y un seguimiento estrecho por sus médicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *