Si en un momento determinado podemos llegar a sufrir un dolor de cuello, el mismo podría ser provocado por una leve lesión a nivel dicha área; si luego de dicho dolor nos llega a aparecer la conocida ciática, entonces no debemos descuidarnos ni un solo segundo ya que la causa de su origen podría ser algo más grave de lo que nos imaginamos.

ciatica

Un médico especialista explicara a su paciente que la ciática puede llegar a presentarse debido a un conflicto entre uno de los discos intervertebrales y alguna de las raíces del nervio ciático; de allí la importancia de hacerse un chequeo y exámenes médicos que puedan definir el origen de nuestro dolor. Como forma de ayuda de identificación para tomar en cuenta, existen algunas cuantas características especiales que son propias de esta enfermedad.

 

Los dolores provocados por la ciática

Una persona que llegue a sufrir de la ciática iniciará con un color en el área de la nalga, aunque desde dicha región se puede llegar a distribuir hacia la parte inferior de la extremidad por dos vías diferentes.

  • La primera alternativa sugiere que el dolor llega a nacer en la nalga, mismo que ese distribuirá posteriormente hacia la parte posterior del muslo, recorriendo luego el costado de la pierna hasta llegar al dorso del pie y por último, a su dedo gordo.
  • La segunda opción de sintomatología de la ciática menciona al dolor en la nalga, el cual irá por la parte trasera de la pierna hacia el talón y posteriormente, a la planta del pie hasta llegar al dedo gordo.
  • En determinadas ocasiones, la ciática puede llegar a provocar una rigidez en la columna vertebral, algo que de alguna manera también podría ocasionar una parálisis de la extremidad afectada por el dolor.

Un reumatólogo o un neurólogo recomendara como tratamiento a determinados analgésicos, relajantes musculares, antiinflamatorios y sobre todo, reposo. Hay ocasiones en las que se sugiere colocar una tabla rígida bajo colchón, algo que podría llegar a solucionar el problema. En el caso de que esta ciática provoque una inmovilización en el paciente, la solución podría venir de la mano de una intervención quirúrgica en la cual se intentará descomprimir a la raíz nerviosa que provoca el problema.

1 comentario

  1. JOSE ANGEL CARRILLO

    13 diciembre, 2012 a 1:10

    deseo tener publicacion acerca de medicina ya que trabajo como representante medico…

    saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *