El cabello no es una materia inerte. Su composición está sometida a procesos químicos y expuesta a múltiples factores que lo agreden a diario. Las enfermedades, el estrés, el efecto del sol, el agua del mar, el viento o los procedimientos incorrectos a la hora de tratarlo pueden degradarlo quitándole su brillo y mostrando un aspecto deslucido.

tiposcabello

El cabello graso

  • Su aspecto brillante y aceitado provoca mechones separados y apelmazados. Es común padecer algún trastorno de las glándulas sebáceas o llevar una alimentación con exceso de grasa.
  • Debe lavarse con champú específico y aclararse con agua fría que contribuye a que el poro se cierre y disminuya la secrección.
  • El cepillado debe ser muy suave para no reactivar las glándulas.

 

El cabello seco

  • Hay una escasa secrección sebácea y el cabello se vuelve quebradizo y frágil, tolerando peor las agresiones externas.
  • Están indicadas cremas suavizantes, mascarillas nutritivas y masaje capilar diario.
  • La aplicación de tintes y permanentes contribuyen a su debilidad.

 

La caspa

  • Su causa es un trastorno en el proceso natural de descamación y regeneración del cuero cabelludo.
  • Debe lavarse cada tres días con un champú específico para tratar la caspa, intercalando de vez en cuando el uso de un champú de composición neutra. 
  • Se recomienda aclararlo con una pequeña cantidad de vinagre en el último agua.
  • El aire caliente, la permanente y los tintes con contraproducentes.

 

Evitar la caída del cabello

Siempre que sea posible conviene dejarlo secar por sí mismo de forma natural y evitar los métodos forzados y agresivos. No realizar un secado demasiado enérgico con la toalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *