Cualquiera que sea los síntomas que vayan a aparecer en un momento determinado de nuestro organismo, los mismos necesitan un gran nivel de atención para evitar problemas posteriores que podrían terminar en un caso grave; hablar de una insuficiencia renal crónica es hacer mención a una mala función del trabajo del riñón.

La insuficiencia renal crónica puede llegar a presentarse de una manera progresiva e irreversible en cuanto la disminución del trabajo de las diferentes funciones extractoras en el riñón. A pesar de que es muy raro que esta enfermedad se pueda hacer presente en un individuo de forma súbita, ello podría ocurrir. Lo normal (por decirlo de alguna manera) es que esta insuficiencia renal crónica vaya apareciendo en forma progresiva y casi sin ningún tipo de signos clínicos.

renal

 

Efectos provocados por una insuficiencia renal crónica

Cuando la insuficiencia renal crónica ha llegado a un estado grave y avanzado, en ese preciso momento se presentarán determinadas sintomatologías, mismas que pudieran ser:

  • Hipertensión arterial alta.
  • Edemas difusos.
  • Trastornos digestivos tales como vómitos, náuseas, hinchazón abdominal y diarrea.
  • Intensas ganas para orinar de forma frecuente.
  • Picazón frecuente y persistente.
  • Dependiendo de cada caso, también puede haber dolores óseos.

El médico especialista encargado de tratar de forma efectiva a una insuficiencia renal crónica viene a ser el nefrólogo, quien basará su tratamiento en ninguna restricción de aportes de protidos y sal. También tratará de corregir la hipertensión arterial y cualquier otro tipo de alteraciones biológicas que se haya suscitado en el progreso de la enfermedad.

Hay determinados en los cuales, una insuficiencia renal crónica podría requerir de una suplencia renal por medio de la diálisis, algo que generalmente se da cuando el estadio de la enfermedad se encuentra avanzado de una etapa crítica. Esta suplencia renal tiene el objetivo de mantener al paciente estable hasta que existe la posibilidad de realizarle un trasplante renal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *