A pesar de que un médico especialista puede llegar a identificar prontamente cual es el tipo de otitis que podríamos estar apareciendo en un momento determinado, hay algunos síntomas que nos pueden servir para identificar el tipo de enfermedad que se ha presentado en nuestro oído medio.

 

De esta manera, los diferentes síntomas de la otitis pueden manifestarse con:

  • Un dolor de oído, irritabilidad, fiebre y tinnitis, conocido como otalgia.
  • Vértigo, supuración y muy escasa vez una parálisis facial.
  • Pérdida de la audición y efusion.

 

La otitis suele presentarse en un 70% en niños menores a 7 años de edad, siendo el síntoma más frecuente en ellos la pérdida de la audición; al pasar esta edad, la enfermedad disminuye radicalmente.

La exploración otoscopica en la Otitis

 

Y si hablamos de incidencia de la otitis, algunos estudios afirman que ésta se suele presentar en época del otoño e invierno; niños que presentan alteraciones anatómicas tales como el paladar hendido o inmunodeficiencias congénitas adquiridas pueden ser los más propensos para adquirir esta enfermedad. Un examen médico a tiempo que puede involucrar a la otoscopia podría llegar a evitar la presencia de la otitis en una persona. De todas maneras, una exploración del cuello y la cabeza pueden tratar de identificar a algunos factores anómalos, pudiendo ser éstos los siguientes:

  • Trastornos craneofaciales.
  • Defectos del paladar.
  • Obstrucción nasal.

 

Además de la exploración otoscopica, también existe la otoscopia neumática, la cual se encarga de tratar de ver el estado en que se encuentra la membrana timpanica. En una otitis media crónica se suele presentar una difusión a manera de pequeñas burbujas de aire en el oído medio.

 

Una otitis media aguda puede pasar hacia la otorrea cuando la membrana timpánica se ha perforado, provocando con ello la aparición de pus.

 

Cuando empieza a aparecer algún tipo de líquido seroso, fluido o pus en el oído medio, el médico suele realizar la recolección de dicha sustancia para su análisis respectivo mediante un cultivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *