El dolor pélvico que se padece durante el embarazo es más probable que persista después de una cesárea que después del parto vaginal sin ayuda, según anunciaron investigadores noruegos.
La Dra. Elisabeth K Bjelland del Instituto Noruego de Salud Pública, Oslo, autora principal del nuevo estudio, dijo que el dolor pélvico durante el embarazo se ha asociado con mayores tasas de cesárea planificada.
Para estudiar la asociación entre el tipo de parto y el dolor en la pelvis anterior y posterior bilateral – síndrome de dolor pélvico persistente – a los seis meses posteriores al parto, la doctora Bjelland y sus colegas analizaron cuestionarios completados por casi 72.000 mujeres durante el primer y tercer trimestre de embarazo y a los seis meses luego del parto.

cesarea

 

A partir de esa cohorte se identificaron 10.400 mujeres que tuvieron embarazos simples y habían reportado el síndrome a 30 semanas de gestación.
Según informaron los profesionales, la cesárea planificada se asoció con un dolor intenso a los seis meses después del parto.
Además, el dolor persistente se asoció fuertemente con el uso de muletas en la semana 30 del embarazo. Para el 25,1 por ciento de las mujeres que usaron muletas durante el embarazo, la razón de probabilidad ajustada fue de 2,0 por cesárea de emergencia y 3,3 para el procedimiento planificado.

Entre las mujeres con dolor de cintura pélvica severa y disfunción, la preferencia por una cesárea programada puede parecer razonable, según afirman los profesionales. Sin embargo, los resultados no sugieren que la cesárea represente un beneficio para el proceso de recuperación del dolor de cintura pélvica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *