La mayoría de las personas que han tenido un miembro corporal amputado informan que a veces sienten como si este todavía estuviera allí. Este fenómeno sin dolor, conocido como sensación de miembro fantasma, también puede ocurrir en personas que han nacido sin extremidades. Sensaciones del miembro fantasma pueden incluir sensaciones de frío, calor o picor u hormigueo – pero no debe ser confundido con el dolor fantasma. Por definición, el dolor fantasma se siente como si viniese de una parte del cuerpo que ya no existe.

Dolores-fantasmas-provenientes-de-miembros-corporales-que-ya-no-existen

El dolor fantasma es un dolor que se siente como si viniera de una parte del cuerpo que ya no está allí. Los médicos creían que este fenómeno después de la amputación era un problema psicológico, pero los expertos reconocen ahora que estas sensaciones reales se originan en la médula espinal y el cerebro.
Aunque el dolor fantasma se presenta con mayor frecuencia en personas que han tenido un brazo o una pierna amputados, el trastorno también puede ocurrir después de las cirugías para remover otras partes del cuerpo, como las mamas, el pene, los ojos o la lengua.

Para algunas personas, el dolor fantasma mejora con el tiempo sin tratamiento. Para otros, el manejo de este puede ser un reto. El paciente y su médico pueden trabajar juntos para tratar el dolor fantasma eficazmente con medicamentos u otras terapias.

La causa exacta del dolor fantasma no está claro, pero parece que se origina en la médula espinal y el cerebro.
Muchos expertos creen que el dolor fantasma puede ser al menos parcialmente explicado como una respuesta a señales mezcladas en el cerebro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *