Nosotros dormimos para reponer las sustancias químicas del cerebro y para que el cuerpo descanse. Todos conocemos el típico consejo “hay que dormir al menos 8 horas” y  porqué se dice esto.

images-5-3

 

Ya existe abundante evidencia sobre la relación de un sueño deficiente y una mayor probabilidad de enfermedad cardíaca e hipertensión, aunque un reciente estudio británico ha añadido otra buena razón por la cual no descuidar nuestras horas de sueño.

Según este trabajo, liderado por Jane Ferrie, del departamento de Epidemiología y Salud Pública de la Universidad Médica de College London, y realizado sobre 5.431 personas, el dormir menos de siete horas se asociaría también con una merma de las funciones cerebrales.

El estudio comenzó en 1985, año en que se incluyó a hombres y mujeres trabajadores de Londres, de entre 35 y 55 años, y siguió durante dos décadas, años en los que se volvió a analizar a este grupo de personas en dos ocasiones.

De este modo, los expertos encontraron que quienes cumplían con un mínimo de siete horas de sueño obtenían puntajes más elevados en los tests realizados sobre funciones cognitivas en comparación con los que no cumplían con esta cantidad de tiempo de descanso.

“Dormir lo suficiente es clave para las normales funciones cerebrales, es reparador, ayuda a una mejor concentración y a procesar nuevas informaciones de mejor manera y más rápidamente“, recordó el doctor Alberto Ramos, especialista en clínica y neurología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami, Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *