En un estudio que apoya la creencia de que los perros coinciden con la personalidad de sus propietarios, según afirman investigadores británicos, se encontró que las personas desagradables prefieren tener perros agresivos.
El estudio incluyó participantes que completaron tests de personalidad y también indicaban qué tipos de perros que les gustaban.

El equipo de investigación de la Universidad de Leicester encontró que las personas más jóvenes y las personas con bajos niveles de agrado – lo que significa que por lo general se preocupan menos por el bienestar de los demás y pueden ser sospechosos, hostiles y competitivos – tenían más probabilidades de preferir razas de perros que son calificados como más agresivos, como el bull terrier.

Inesperadamente, los autores del estudio también observaron un efecto pequeño que sugiere que las personas que gustaban de perros agresivos mostraron signos de conciencia – ser cuidados, confiables y reflexivos sobre sus acciones.

No hubo relación entre el gusto por una raza agresiva del perro y el comportamiento delictivo, o la posibilidad de que tener un tipo agresivo de perro es un “indicador de estado” con la intención de mostrar o atraer parejas sentimentales.

Este tipo de estudio es importante, ya que muestra que los supuestos no son el cuadro completo. Se da por supuesto que los dueños de perros agresivos (o los perros percibidos como agresivos) son antisociales. Sin embargo, no se ha encontrado que las personas que expresaron una preferencia por los perros agresivos habían cometido más actos delictivos.
Sin embargo, sí se encontró que una preferencia por un perro con una reputación agresiva tuviera relación con ser más joven y menos amable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *