En la actualidad, debido al ritmo de vida y las exigencias cada vez mayores en cuanto a rendimiento intelectual y también al deseo de mayor superación en actividades deportivas, el uso y comercialización de ciertas bebidas que se promocionan como “energéticas” es cada vez más frecuente y ha aumentado en el mercado en cuanto a variedad en marcas y composición, aunque poseen varios elementos en común.

bebidasener

Según los fabricantes, estos compuestos brindan más vitalidad, aumentan la resistencia en los esfuerzos físicos, estimulan las funciones cerebrales como la concentración y el estado de alerta, y promueven la desintoxicación del organismo. Se han mencionado también efectos adelgazantes.

Son consumidas en general por competidores de disciplinas deportivas de alto rendimiento en cuanto a resistencia y fuerza (ciclistas, nadadores, fisicoculturistas, etcétera.).

La evidencia científica disponible, no aporta suficientes elementos como para concluir en forma categórica la inocuidad de estas bebidas.

Componentes principales.

Como se ha indicado, las sustancias que las integran tienden a ser estimulantes, removedores de depósitos grasos y proveedores de energía fácilmente utilizable.

Cafeína: es estimulante del sistema nervioso, produce un aumento en la eficacia del trabajo del músculo esquelético (consumiendo ácidos grasos). Es eficaz para esfuerzos intensos, aplazando la sensación de fatiga.

Proteínas: en particular el aminoácido taurina favorece el rendimiento del músculo cardíaco, beneficia la correcta degradación de los lípidos a nivel biliar y promueve su remoción.

Hidratos de carbono: principalmente sacarosa (azúcar de mesa), fructosa y glucosa. Las diferentes clases de bebidas energizantes varían en cuanto al porcentaje de estas sustancias pero todas las poseen en gran proporción. Debe tenerse precaución si se ingiere en mucha cantidad ya que puede haber efectos adversos en el tránsito gastrointestinal y enlentecer la absorción.

Vitaminas: en el marco de una dieta adecuada, el aporte adicional de vitaminas (B, C y E generalmente) no proporciona ningún beneficio en especial.

Carnitina: se relaciona con el metabolismo de los ácidos grasos (estimula el uso estos lípidos como energía durante la actividad física).

También se adicionan diversas hierbas como ginseng (aparentemente aporta energía), guaraná (fuente importante de cafeína), y otras, cada una con sus efectos individuales y contraindicaciones.

Como muchos productos que cuentan con una gran promoción y aumento considerable de presencia en el mercado, frecuentemente los consumidores pasan por alto evaluar con detenimiento los posibles efectos secundarios, en particular aquellos a mediano y largo plazo.

Debe tenerse en cuenta que ninguna de estas bebidas sustituye a una buena alimentación, ni deben usarse como fuente natural de vitaminas u otros nutrientes. Muchos de los componentes causan efectos farmacológicos (cafeína) y pueden agravar cuadros patológicos preexistentes.

Previamente a consumir uno de estos productos hay que informarse leyendo las etiquetas siempre y consultar al médico en caso de dudas, en especial si se sufre de alguna enfermedad. Y sobre todo no confiar ciegamente en aquellas publicidades que pueden resultar engañosas, y recordar la importancia de la prevención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *