Una simple exploración ginecológica periódica puede detectar tumores en etapas muy iniciales y con excelentes resultados de curación.

Las Sociedades de Oncología Radioterápica, portuguesa y española, SPRO y SEOR respectivamente, han celebrado el I Curso de Tumores Ginecológicos. Así, profesionales de ambos países se han reunido en Algarve (Portugal), para conocer las últimas actualizaciones y novedades de la práctica y la investigación en esta área. El doctor Francisco Casquero, uno de los directores del curso, junto con el doctorGuy Vieira y la doctora Luisa Carvalho, de Portugal, considera que “hay que sacar el máximo partido de la experiencia organizativa de ambas Sociedades para realizar este tipo de cursos, posibilitando las sinergias formativas entre ellas y sobre todo la colaboración y creación de relaciones personales entre los médicos de las dos Sociedades”. En esta línea, la investigación, la colaboración y la actuación transnacional favorecen el intercambio de experiencias, conocimientos y praxis que mejoran y favorecen el abordaje de este tipo de enfermedades.

En el marco del curso, los profesionales señalaron que los tumores ginecológicos son fundamentalmente de dos tipos y se localizan en el útero. Por un lado, está el cáncer de cérvix, que afecta al cuello del útero y, por otro, el de endometrio, que se sitúa en el cuerpo del útero. El primero de ellos, el de cérvix, es, tras el de mama, el segundo tumor más frecuente en la mujer a nivel mundial. En nuestro país se sitúa aproximadamente en el quinto lugar de incidencia entre las mujeres de 30 a 50 años. Este tipo de cáncer en estadios iniciales puede ser tratado tanto con cirugía como con radioterapia, consiguiendo con ambas técnicas unos índices de curación de entre el 80% y el 90%. “En los tumores de cerviz –señala el doctor Casquero–, la prevención mediante exploraciones ginecológicas periódicas logra detectar tumores en etapas muy precoces, con excelentes resultados de curación. En cambio, los índices de curación en tumores localmente avanzados son del 50 al 70 % y sólo pueden ser tratados con radioterapia externa o braquiterapia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *