El aburrimiento crónico afecta a un cuarto de los trabajadores de oficina, lo cual podría afectar su calidad en el trabajo como así también su salud física y mental, según sugiere un nuevo estudio.

Investigadores británicos les preguntaron a 102 trabajadores de oficina si se aburrían en el trabajo y cómo hacían para controlar ese aburrimiento. De los encuestados, el 25 por ciento dijeron que se encontraban crónicamente aburridos, y usualmente comían chocolate o tomaban una taza de café para distraerse. Los trabajadores también dijeron que eran más propensos a beber alcohol al final de la jornada laboral.

El aburrimiento también afecta a cuán bien los trabajadores realizan sus trabajos. Cerca del 80 por ciento de aquellos que alegaban aburrimiento dijeron que este les hacía perder la concentración, y más de la mitad dijo que los hacía cometer errores.

El autor líder del estudio comentó que su análisis de los resultados sugiere que la causa más significativa del aburrimiento en la oficina es una carga de trabajo poco demandante. Los gerentes deberían buscar la forma de reducir el aburrimiento e incentivar formas más saludables para afrontarlo.

También se halló que algunas personas son mucho más propensas al aburrimiento que otras. Los gerentes deberían considerar esto como una herramienta cuando están seleccionando personas o tomando decisiones sobre el desarrollo del personal.

Los investigadores notaron que la rotación en el trabajo y otros programas de enriquecimiento podrían ayudar a reducir el aburrimiento en el lugar de trabajo. Proveer a los trabajadores refrigerios saludables podría alentarlos a evitar indulgencias poco sanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *