El 4% de las muertes en el mundo son causadas por el alcohol, esa sustancia que puede volver alegre al que está triste, invitar a bailar al tímido, hacer chistes al que jamás habló en público, esa misma es la responsable de millares de muertes por año. Este 4% e traduce en 2.5 millones de defunciones al año, muchos más que el sida, la violencia o la tuberculosis, esto lo advierte un informe de la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Un comunicado de Ala Alwan nos transmitía conceptos como que el uso dañino del alcohol es un problema para todo el mundo y este causa millones de muertes al año. Muchas vidas de jóvenes se ven afectadas por esta droga y muchos terminan su vida en un desenlace fatal, además es el precursor de las lesiones y la violencia en la familia y las calles.

El aumento en los ingresos en los países de África y Asia ha provocado que aumente el consumo de alcohol. Por ende se puede tomar como conclusión que los países desarrollados tienden a tener el problema del alcoholismo a la orden del día.

Las políticas encargadas del control de la alcoholemia hoy en día continúa siendo muy frágil y no figura entre las prioridades de los gobiernos que a pesar de conocer y ser consientes del impacto negativo que esta droga tiene para sus pueblos, ponen otros aspectos por encima en la lista de relevancia. Y no hay que olvidar que el alcohol no solo provoca el daño físico del cuerpo por su propia nocividad, además se suman los accidentes de tráfico, la violencia, las enfermedades, el ausentismo laboral y el maltrato infantil.

Según afirman estos estudios 2,5 millones de personas mueren cada año por estas causas que desarrollábamos anteriormente, todas relacionadas al consumo de alcohol. La mayores muertes se dan en los varones entre 15 y 59 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *