El amor es un verdadero regalo en cualquier momento de la vida, sin embargo, la soledad afecta a muchas personas incluso estando acompañadas. De hecho, conviene diferenciar entre amor y compañía puesto que sin comunicación y empatía es imposible unir dos universos emocionales diferentes. Para poder entrar en contacto con el otro debemos hacer un esfuerzo por ambas partes, es decir, debemos dar y recibir. El amor es un sentimiento muy saludable especialmente, para los bebés recién nacidos que se sienten integrados y queridos en el seno de una familia. Del mismo modo, los ancianos que viven solos también necesitan de un cariño especial para poder vivir su vejez con esperanza y optimismo. Es decir, para poder descubrir un sentido.

El amor es un gran alivio para los enfermos que están afrontando un tratamiento en la habitación de un hospital. De hecho, muchos pacientes pasarán los días de Navidad en la rutina de un centro hospitalario. Por esta razón, el amor de amigos y familiares es una base de fortaleza, pero además, la amabilidad y el cariño de médicos y enfermeras puede convertirse en un refuerzo emocional esencial para superar cualquier obstáculo y recobrar la salud.

Muchas personas se sienten indiferentes ante la mirada ajena. Por eso, el amor, es la mejor forma de que una persona se dé cuenta de que el afecto y el reconocimiento están ahí no sólo en Navidad sino el resto del año. Aprender a querer mejor a los demás es un reto de superación personal que cada uno debe adoptar para mejorar su entorno, su nivel de felicidad y su nivel de satisfacción con la vida.

Por el contrario, la ira, el resentimiento y el rencor se convierten en barreras que separan a las personas de la paz interior. La paz interior es esencial puesto que hoy día, los expertos también han mostrado que el bienestar interior influye en la felicidad.

1 comentario

  1. Angelica

    5 Diciembre, 2012 a 2:15

    Realmente el amor es algo básico para nuestro desarrollo y bienestar, y también creo que el amor sana las heridas emocionales y nos da paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *