Más de la mitad de los europeos son obesos o tienen sobrepeso, añadiendo una presión significativa a los costos de salud en momentos en que los gobiernos están intentando cortar gastos.
En promedio en los países de la Unión Europea, el gasto en salud per cápita aumentó en un 4,6 por ciento anual en términos reales entre los años 2000 y 2009, pero cayó un 0,6% en 2010.

obesidad

 

En un informe sobre la salud en el bloque de las 27 naciones, la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo con sede en París y la Comisión con sede en Bruselas dijeron que un 52 por ciento de los adultos de la UE tienen sobrepeso o son obesos.
El informe culpó a la inactividad física y la amplia disponibilidad de alimentos de alta densidad energética, azucarados y grasos.

En 18 países de los 27 Estados miembros, la proporción de adultos con sobrepeso y obesidad supera ya el 50 por ciento y el índice de obesidad, con un promedio del 17 por ciento en cada región, se ha duplicado desde el año 1990 en muchos países.
El aumento de estos números implica un importante problema de salud pública. Debido a que la obesidad está asociada con un mayor riesgo de enfermedades crónicas, está vinculada a importantes costes sanitarios adicionales.

El informe señaló que la carga del creciente costo coincidió con los intentos de los gobiernos de reducir el gasto europeo para disminuir las deudas heredadas de la crisis financiera de 2008.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *