El estudio del balance del agua y de los electrólitos constituye un capítulo de especial importancia en todas las ramas de la medicina.
El agua es el solvente en el cual transcurren casi todas las reacciones químicas de nuestro organismo. Además de los nutrientes provistos en las células, los compuestos sintetizados por ellas y los productos de desecho metabólico, el agua del organismo contiene en solución sustancias minerales, muchas de las cuales se disocian en iones, comportándose como electrólitos.

El-balance-hidromineral-de-nuestro-organismo

El agua es la sustancia cuantitativamente más importante en la mayoría de los seres vivos. En humanos representa alrededor del 60 por ciento del peso corporal en el varón adulto; en la mujer el agua constituye un 55 por ciento del peso corporal. Esta diferencia se debe principalmente a la mayor proporción de tejido adiposo en la mujer. En general, la cantidad relativa de agua disminuye con la edad. En niños prematuros es de hasta un 80 por ciento; en recién nacidos normales alcanza a 77 por ciento y luego disminuye lentamente hasta 70-65 por ciento poco después del año de vida. Esta proporción se mantiene hasta la adultez. Desde los 60 años en adelante el porcentaje se reduce progresivamente a valores de 50 y 45 por ciento, especialmente debido a la disminución de la masa muscular.

La proporción de agua en diferentes tejidos varía notablemente. Por ejemplo, la piel posee 72 por ciento de agua; el músculo, 75 por ciento; el hueso, 22 por ciento.
En el individuo normal, el contenido de agua es una constante con mecanismos de regulación propios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *