El cáncer de cuello de útero representa aproximadamente el 6% de todos los tumores malignos que atacan a las mujeres, estando principalmente las más jóvenes aquellas que forman parte de sus estadísticas. La edad aproximada en que se presenta esta enfermedad se encuentra entre los 35 a los 55 años.

El papilomavirus humano es el causante del cáncer de cuello de útero, mismo que es adquirido por medio de relaciones sexuales. A pesar de ser esta la mayor incidencia de afección al organismo, existen otros cuantos factores que podrían llegar a causar dicho cáncer, siendo estas:

  • Una promiscuidad sexual.
  • Consumo excesivo de tabaco.
  • Inicio de relaciones sexuales en una edad precoz.
  • Un alto nivel de hijos y por tanto, de partos.
  • El bajo nivel socioeconómico.
  • Diabetes.
  • La menopausia luego de los 52 años.
  • Una presión arterial elevada.
  • La exposición a elevados niveles de estrógenos.

Es por dicha razón, que cuando las mujeres empiezan su vida sexual se recomienda realizar una prueba de Papanicolaou anualmente cuando se considera una situación de alto riesgo, aunque en bajo riesgo se suelen recomendar realizar cada 3 años.

utero

Tipo de cáncer de cuello de útero y su prevención

Cuando se habla de un cáncer de cuello de útero, son 2 los tipos principales que se pueden llegar a presentar, siendo uno de ellos el carcinoma escamoso que representa el 85% de todos los casos; el otro es el llamado adenocarcinoma que en cambio cubre el 15% del total.

De manera principal, se ha mencionado a 2 vacunas que tienen el objetivo de prevenir al cáncer de cuello de útero cuya afección se debe al virus del papiloma humano; la primera vacuna es llamada Gasdasil mientras que la segunda Cervatix.

La vacuna de nombre Gardasil que es administrada para prevenir al cáncer de cuello de útero también tiene otras ventajas adicionales:

  • Prevenir la aparición de las diplasias cervicales.
  • Prevenir la aparición de carcinoma cervicales.
  • Las lesiones displasicas vulgares y vaginales.
  • Las verrugas genitales.

La otra vacuna que habíamos mencionado anteriormente (Cervarix) en cambio se encarga de prevenir:

  • Las lesiones premalignas en el cuello del útero.
  • El cáncer del cuello del útero.

Para cualquiera de las 2 vacunas que se deba administrar con el objetivo de prevenir el cáncer de cuello de útero, la dosis contempla 3 inyecciones, mismas que pesar de venderse libremente en la farmacia, siempre se requiere de un control por parte de un médico especializado (un ginecólogo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *