El consumo de cafeína entre las mujeres embarazadas o que recientemente han dado a luz parece no afectar los hábitos de sueño nocturno de sus hijos recién nacidos, según indica investigación reciente.
La conclusión se basa en un análisis de los patrones de sueño entre más de 4.200 niños hasta la edad de 3 meses, a la luz de los hábitos de consumo de cafeína de sus madres antes y después del parto.

cafeinaembarazo

Los investigadores observaron dos bebidas: el café y el mate, una infusión caliente popular en algunos países de América del sur.
Los autores señalan que es muy común que los recién nacidos experimenten despertares nocturnos, y que el consumo de cafeína ha sido vinculado a la interrupción del sueño y el insomnio entre los consumidores adultos.

Para ver si el consumo de cafeína entre las mujeres embarazadas y madres lactantes afecta el sueño de su hijo, el equipo de investigación dio seguimiento a más de 4.200 niños que habían nacido en el año 2004 en la ciudad de Pelotas, con un enfoque específico en 885 niños de ese grupo.

Todas las nuevas madres fueron entrevistadas en el hospital inmediatamente después del parto y tres meses más tarde, para evaluar sus hábitos de consumo de cafeína. Las grandes bebedoras de café fueron definidas como aquellas que consumen 300 miligramos o más de cafeína al día, ya sea a través de un café o alguna otra bebida con cafeína.

Según la Clínica Mayo, de dos a cuatro tazas de café contiene entre 200 y 300 miligramos de cafeína. En esa cantidad, dicen los investigadores, probablemente la cafeína sea un problema mayor para las madres que para los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *