El crecimiento y desarrollo son el resultado de la interacción de factores genéticos aportados por la herencia y las condiciones del medio ambiente en que vive el individuo. Existen múltiples definiciones de crecimiento y desarrollo, aunque unas más amplias que otras, que coinciden que se trata del producto de procesos biológicos, psicológicos y sociales de cambio. Por lo tanto, el abordaje de los problemas de salud en este espacio, se deben hacer teniendo en cuenta que surgen de la interrelación  de todos los momentos que componen el proceso de reproducción social.

La evaluación del crecimiento y desarrollo, es una herramienta fundamental para monitorizar la salud de los niños, sobre todo, ya que su bienestar y su futuro como adultos están íntimamente ligados a que este desarrollo de su maduración sea exitoso en un concepto integrador de fuerzas genéticas, emocionales, sociales, culturales, étnicas, niveles de instrucción materna y paterna, económica y social.

Se utilizan diferentes herramientas para evaluar el estado nutricional, el crecimiento longitudinal y la salud del individuo en sus diferentes estados de la vida. Entre ellas podemos citar la antropometría, métodos de investigación del desarrollo e instrumentos de valoración nutricional.

Como toda herramienta utilizada para evaluar la salud, es necesario que sus resultados, sean de valoración cuantitativa o cualitativa, resulten lo más confiables posible para no cometer errores en la interpretación y decisiones clínicas respecto al crecimiento y estado nutricional del individuo. Para esto se debe minimizar las fuentes posibles de error de medición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *