1- El origen de las agujetas Las agujetas se deben a pequeñas microlesiones de las fibras musculares. Durante mucho tiempo se pensó que se trataba de una acidificación de los músculos lo que provocaba las agujetas. En realidad, estos dolores son provocados por microlesiones de las fibras musculares. Estos dolores musculares pueden ser también debidos a una infección vírica o a la ingesta de algunos medicamentos.

zz32724948

2- Los diuréticos pueden estar en el origen de los calambres

Efectivamente, los diuréticos favorecen la eliminación del calcio en la orina. Sin embargo, el calcio es necesario para el buen funcionamiento de los músculos. Los diuréticos forman parte de los medicamentos dopantes prohibidos durante y después de las competiciones.

3- Si se practica la carrera a pie, es preferible evitar:

Los antibióticos de la familia de las quinolonas. Los antibióticos de la familia de las quinolonas son a veces responsables de los dolores musculares, de los calambres y de las tendinitis.

4- La luxación corresponde a una contorsión de un ligamento

Se trata de la dislocación de una articulación. La luxación suele ser espectacular porque la deformación es muy visible desde fuera. Este accidente se acompaña a veces de una fractura, pero siempre va a la par de una torcedura de los ligamentos y de la cápsula articular.

El dolor es extremadamente agudo, y la inflamación aparece de inmediato. La luxación del hombro es la más frecuente.

5- La quinina, prescrita contra el paludismo, sirve para tratar las tendinitis

En fuertes dosis, la quinina se prescribe para combatir el paludismo. En dosis pequeñas se prescribe para el tratamiento de ciertos calambres musculares. Sólo se puede tomar bajo prescripción médica, porque de forma muy específica, puede provocar reacciones alérgicas graves.

6- No se deben asociar varios antisépticos en caso de tener una herida

La asociación de varios antisépticos se debe evitar siempre, porque sus efectos pueden anularse, y en ciertos casos, la asociación conlleva la formación de productos irritantes. Sin embargo, conviene saber que ciertos antisépticos pierden su eficacia cuando se mezclan con jabón. De ahí la importancia de enjuagar bien la herida tras haberla lavado previamente con agua y jabón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *