Conforme a los resultados de una investigación realizada en la Universidad de Tel Aviv, el fuerte deseo de fumar cigarros tendría una mayor relación con el elemento psicosocial de la costumbre que con las otras consecuencias fisiológicas que causa la nicotina.

La Universidad de Tel Aviv ha llevado adelante un nuevo estudio sobre la adicción al tabaco la cual ha arrojado curiosos resultados. Esto vendría a demostrar el por qué de la poca eficacia de los métodos y distintitas terapias intentadas para combatir la adicción al tabaco. Del mismo modo, sería una cuestión a tener en cuenta para el desarrollo de nuevas técnicas para quienes deseen abandonar este vicio.

De acuerdo con el estudio de investigación, la intensidad del deseo de fumar tabaco proviene en mayor medida del elemento psicosocial que es el hábito, y no tanto los efectos adictivos de la nicotina.

Esta conclusión probablemente será recibida con escepticismo por los partidarios de la teoría tradicional de la adicción a la nicotina, porque socava el papel fisiológico de ésta y coloca el papel de la mente por encima del de la materia, tal como reconoce el doctor Dar. Él espera, sin embargo, que esta investigación ayude al personal médico y a las autoridades sanitarias a desarrollar terapias para el abandono del hábito de fumar más exitosas que las basadas en caros parches o chicles de nicotina.

En esta investigación, se observó y estudió a empleados fumadores de una línea aérea, hombres y mujeres por igual. Cada uno de ellos fue controlado permanentemente en el transcurso de dos vuelos, uno de ellos duraba entre diez y trece horas, y el otro, entre tres y cinco horas. A cada uno de estos empleados se les entregó un cuestionario para registrar sus deseos de fumar.

De esta forma, se pudo comprobar que no se relacionaban los tiempos de duración del vuelo con la intensidad del deseo del tabaco. En ambos vuelos eran del mismo nivel.

Por lo cual se llegó a la conclusión de que el deseo de fumar se debe más a los estímulos psicológicos que a los efectos fisiológicos de la falta de nicotina en el organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *